Hacer valer tu trabajo

¿La clave? Congruencia: haz valer tu trabajo

Muchas veces profesionales exitosos y capaces no reciben el crédito que se merecen. Su humildad y, más que nada, su extrema timidez lo convierte en víctimas de sus efectos.

Si uno logra determinados méritos o posee ciertas habilidades hay  que hacerlas notar.

Hay que hablar de los logros de uno. No se trata de arrogancia, se trata de venderse.

Si nos quedamos callados otro podría quedarse con el crédito. La vida es un equilibrio. Entre la humildad extrema y la pedantería hay un sano equilibrio.

Los extremos nunca son buenos. Por eso debemos encontrar el justo medio.

¿Nunca te ha pasado de estar en una reunión y que otra persona se quede con el crédito?

Ya se en el ámbito laboral como en un contexto universitarios estas situaciones suelen pasar. La timidez o el miedo a quedar como un arrogante pueden paralizarnos.

Y mientras estos sucede alguien mucho más hábil se aprovecha de la situación.

No sé si llamarlo justo o injusto. Es simplemente lo que ocurre. Hay gente más osada que otra. Lo bueno es que la osadía, como toda habilidad, se puede desarrollar.

Una cuestión cultural

En general, por temas culturales, en Argentina solemos ser más desvergonzados. O como nos gusta decirlo: “Cara duras”.

En cambio en otro país de Latinoamérica la extrema tendencia a ser políticamente correctos reprime a las personas.

Eso lo hace quedarse callados cuando deberían hablar. Cuando debería salir y venderse. Cuando deberían hablar de sus habilidades y sus logros.

Si te quedas callado a la hora de adjudicarse el crédito por tu trabajo otro lo hará por tí ¿Crees que quedas mal?

Para nada. Solo te estas vendiendo. Estas mostrando lo que vales. Eso no es ser pedante y si alguien lo cree así es su problema, no el tuyo. Piensa eso cada vez que el miedo a “quedar mal” te paralice.

Vender tu trabajo

Hacer valer tu trabajo es una necesidad para sobrevivir en un mundo competitivo y para eso debe aprender a venderte.

Hoy en día nos bombardean con técnicas de marketing personal y habilidades sociales ¿Porque no usarlas en lugar de ignorar los avisos y artículos?

¿Has pensado en tomar cursos sobre el tema?¿O leer libros? ¿Que te lo impide? Si hay un impedimento siempre hay algo que puedes hacer. No me vengas con excusas baratas.

El truco es tomar acción. Aunque sepas todas las técnicas del mundo de nada te servirán si la pones en acción.

La próxima vez que estés en esa reunión con tus colegas y tu jefe, clama tu existencia ¿Que importa lo que los demás piensen?

Si tu realmente crees que has hecho un buen trabajo pega el grito en cielo. No es arrogancia, es orgullo. Eso muestra seguridad y ésta genera admiración.

Si te pasas no importa. Mejor quedar como un “sacado” que como un quedado.

Consejo políticamente incorrecto que funcionan en la vida real. Ya sea en el trabajo como en la seducción. Con el tiempo te irás calibrando. La práctica hace al maestro.

Y no olvides valorar el trabajo de los otros

El trabajo humano le da significado a nuestra existencia. Nos dignifica ¿Que mejor que dignificar el trabajo de aquellos que te ayudaron?

Darles el reconocimiento que se merecen. Si tienes miedo de quedar como arrogante hacer esto impedirá que suceda.

Y adicionalmente te habrás ganado la simpatía de aquellos cuyo esfuerzo reconociste. Nada más eficaz que alimentar el sentido de la importancia ajeno para ganar simpatizantes, aliados y amigos.

Estrategias para pedir un aumento salarial

Más allá de tus habilidades de negociación lo primero que debe hacer cuando quieres algo es pedirlo. De todas formas el “No” ya lo tienes. Sin embargo, para muchas personas es lo más difícil.

¿Que se esconde tras esa incapacidad de hacer un simple pedido? En muchos es el famoso miedo al rechazo.

Si, el mismo que te impide acercarte a hablar con una chica. Hay personas que se la pasan leyendo miles libros sobre como negociar y sin embargo se terminan quedando en la teoría.

Nunca dan el primer paso: iniciar la negociación.

Es lo mismo que los miles de personas que se la pasan leyendo libros sobre seducción pero nunca se le acercan a una chica para hablar.

¿A que le tenemos miedo? ¿Qué es lo peor que puede pasar? A veces tenemos miedo de incomodar, de molestar. Otras veces tenemos miedo a parecer arrogantes.

En algunos casos es una cuestión de orgullo. Muchas personas piensan que el superior debería darse cuenta y premiarlos por su buen desempeño.

La verdad es que a veces la gente es despistada o no da las cosas sin que se las pidan. Digo: ¿Cómo podría saber tu jefe que quieres un aumento? ¿Acaso él es capaz de leer las mentes? Para nada.

También están quienes creen que si piden algo y se lo ceden quedarán en deuda ¿Quien lo dice?  ¿Acaso está escrito en algún manual de la vida?

El problema de fondo es que pedir algo con determinación invoca nuestro carácter.

Al ponernos en una situación de vulnerabilidad sentimos miedo.

¿Sabes cual es la mejor forma de fortalecer tu carácter? Enfrentando los miedos. Poniéndote en situaciones que te hagan sentir vulnerable.

Una vez que hayas decidido superar tu miedo, te dejo algunos consejos prácticos para pedir un aumento salarial:

  • Pídelo luego de lograr un gran objetivo o de conseguir un cliente importante.
  • Evalúa que sea el mejor momento para la empresa.
  • No lo obtengas en base a un mecanismo extorsivo. Esto en el largo plazo podría complicarte la vida.   
  • Aprovecha cuando tu jefe está de buen humor.
  • Cuando lo estés pidiendo trae a acotación otros resultados positivos del pasado y destaca los beneficios que obtendrá la empresa cuando recibas ese salario. Por ejemplo: estarás más feliz y serás más productivo.